Los faraones del antiguo Egipto desempeñaron un papel fundamental en la historia de Egipto durante más de 3.000 años. Los faraones gobernaron el antiguo Egipto como gobernantes divinos, con el título de ‘Hijo de Ra’, una deidad solar. Los faraones eran considerados como una encarnación de Horus, dios de la guerra y el poder, y representaban la autoridad absoluta de la nación. El faraón era una figura importante en la vida de los antiguos egipcios y su gobierno afectó a muchas áreas de la vida cotidiana.

Todos los faraones del Antiguo Egipto

5 Reinas-faraón más importantes del Antiguo Egipto

Una reina-faraón es una mujer que gobernó en la cultura egipcia. Las mujeres del Antiguo …

5 Reinas-faraón más importantes del Antiguo Egipto Leer más »

Cleopatra

Cleopatra fue la última gran Reina-faraón del Antiguo Egipto. Alejandro Magno conquistó Kemet en el …

Cleopatra Leer más »

Nefertari

La reina «Nefertari», por la que brilla el Sol “La amada de Mut”, fue reina …

Nefertari Leer más »

Nefertiti

Nefertiti, conocida en el antiguo Egipto como “la bella ha llegado”, la gran reina y …

Nefertiti Leer más »

Neithotep

Neithotep es la primera «Reina-Faraón» del Antiguo Egipto, aunque hay que decir que es una …

Neithotep Leer más »

Tey

Tey (también Tiy, 1398-1338 a.C.) fue una reina del Antiguo Egipto de la XVIII dinastía, …

Tey Leer más »

Historia de Tierra de faraones

Los faraones egipcios comenzaron su gobierno durante el período conocido como el Imperio Antiguo (c. 2686-2181 a. C.). Esta era una época de gran innovación y desarrollo para Egipto, y los faraones gobernaron con una variedad de títulos y poderes. Durante esta época, los faraones eran responsables de mantener la paz en el país, proteger a sus ciudadanos y mantener los derechos de los ciudadanos. Se les exigía que organizaran festivales religiosos y construyeran grandes monumentos como pirámides y templos para honrar a las deidades. Los faraones también se encargaban de dirigir las principales actividades económicas, como la agricultura, la ganadería y la explotación de recursos naturales.

Durante la Edad Media (c. 1550-1070 a. C.), los faraones pudieron mantener su autoridad gracias al apoyo de sus funcionarios y la estructura de gobierno que habían desarrollado. Esta época vio el surgimiento de la cultura egipcia y el desarrollo de una serie de monumentos y templos monumentalizados. Los faraones también tuvieron un impacto significativo en la religión egipcia, desarrollando una serie de rituales y creencias. El culto al dios Ra, el dios sol, y el culto a los dioses de la Tierra y el Cielo se extendieron durante esta época.

Imperio Nuevo

Durante el Imperio Nuevo (c. 1070-332 a. C.), los faraones egipcios continuaron desempeñando un papel importante en la vida de los ciudadanos. En esta época, los faraones se vieron como una encarnación de Osiris, dios de la muerte y la resurrección, y gobernaban con el título de ‘Faraón de Egipto’. Los faraones de esta época también eran responsables de la construcción de templos y monumentos, y se les pedía que mantuvieran la religión egipcia. Los faraones también fueron responsables de dirigir la economía y la defensa del antiguo Egipto.

El Imperio Nuevo también fue testigo de grandes avances en el campo de la arquitectura, la escritura y la astronomía. Los faraones también fueron responsables de la construcción de obras maestras, como el Gran Templo de Amon-Ra en Karnak, el Templo de Luxor y el Coloso de Memnón. Estos monumentos se han convertido en una parte importante de la cultura egipcia y siguen siendo una parte significativa de los turistas que visitan el país.

En 332 a.C., el Imperio Nuevo fue conquistado por Alejandro Magno y los faraones egipcios fueron reemplazados por los gobernantes helenísticos. Aunque los faraones ya no gobernaron el antiguo Egipto, muchas de sus tradiciones, creencias y costumbres se mantuvieron. Los faraones egipcios todavía son considerados como una parte importante de la cultura egipcia y su legado sigue siendo una parte significativa de la historia de Egipto.

Los orígenes de Egipto

¿De dónde salieron los primeros pobladores del Antiguo Egipto? Los iniciales inmigrantes vinieron de muchos sitios empujados por un sentimiento común: necesitaban agua y lo que el agua elabora: comida. Y el Nilo, al disponer de abundante agua, producía mucha comida con las cosechas. Pero además, el río en sí mismo tenía abundante pescado, fácil de conseguir, y era un lugar privilegiado para la caza de los animales que, sedientos, acudían a beber.

Existieron hambrunas de gran intensidad. En el reinado de Djoser (Zoser), Dinastía III, tuvieron 7 años (2700 a.C.) sin que subiera el Nilo. La actualidad arqueológica indica, aunque todavía no hay un acuerdo total, que:

  1. La evolución de Egipto fue autóctona.
  2. Llegaron personas desde el Sur, Nubia, en dirección Norte.
  3. Bastante población llegó desde la actual Libia, al Oeste.

Faraones del Antiguo Egipto

Los faraones o reinas-faraón creían en la vida después de la muerte, pues esta civilización practicaba el embalsamamiento y la momificación para poder preservar la integridad del individuo en el más allá. Estos reyes están plagados de misterios, incluso llegan a ser más enigmáticos que sus dioses, pero hay que decir que en ocasiones sus esposas reales acaparaban toda la atención del pueblo egipcio.

Las mujeres más carismáticas del Antiguo Egipto fueron Hatshepsut, Nefertari, Cleopatra, Tey y Nefertiti, la reina más bella de todos los tiempos. Los faraones de Egipto están clasificados por dinastías. La dinastía es el nombre otorgado a la acción de heredar un poder social, lo que sería una secuencia de gobernantes de la misma familia. Hubo 31 dinastías más aparte el periodo helenístico, que esta formaba la dinastía macedónica y después la ptolemaica.

El río Nilo en Egipto (Kemet)

El Sahara, en la época en que se están iniciando los orígenes de Egipto, en torno a los 9000 años a.C., era un frondoso vergel, con ríos de abundante cuenca y una cierta población más o menos nómada. Pero, unos 4.000 años más tarde, en el 5000 a.C., se reemplazó por el gran desierto. Este fenómeno de la desertización sucede de forma paulatina.

Es una desecación lenta, que ocurre entre los milenios V a III a.C. Al final, de todo ese norte y noroeste africano, solo queda el Valle del Nilo, situado en la zona nororiental de África. La lluvia ya era muy poco frecuente bastante antes del Imperio Antiguo. En el “País de las Dos Orillas” hay un par de aspectos que son normales desde tiempos pretéritos: la extrema sequedad del aire y la escasez de lluvia.

El Nilo es el río más largo del mundo con 6.700 km. (en realidad 5.584 km.) Pero según los hallazgos, tendría 1.000 km. más, medido desde su verdadero nacimiento real en el río Luvironza o Atbara, en Burundi. Las entradas principales a los templos debían estar siempre orientadas al río Nilo, donde usaban en muchos momentos el eje este oeste, eje solar, en las construcciones religiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio